viernes, 19 de septiembre de 2014

The Strain. Entrevista completa a Guillermo del Toro y Carlton Cuse para filmmaker




En el número 3 de la revista no pudimos incluir la entrevista completa, traducida por Sergio Armas y Ana Igareta. Aquí la tenéis integra, ¡Qué la disfrutéis!

Durante esta reciente entrevista para conversar acerca de la premiere de la serie, Carton Cuse y Guillermo del Toro hablaron acerca de su colaboración conjunta. Para ellos estamos ante la versión de la serie sin adulterar, la que ellos querían hacer. Según los creadores esta primera temporada básicamente sigue los acontecimientos del primer libro, y no ven a la serie alargándose más allá de cinco temporadas. También se habló de la creación de la apariencia de las criaturas, y de cómo se reunió el casting. Comprueba lo que comentan tras el salto, pero cuidado que hay algunos spoilers.



Carlton, ¿cómo te viste involucrado en esto, y qué te atrajo de ello?

Cuse: Había leído la primera novela de Nocturna, como fan de ambos, del trabajo de Guillermo y también de manera independiente conocí a Chuck Hogan, así que sentía mucha curiosidad por ver como luciría esta colaboración. Estaba intrigado por el asunto a tratar. Había leído la novela cuando se publicó en 2009 y la disfruté de verdad. Y entonces, hará dos años, mi agente me llamó y me dijo que se quería adaptar Nocturna como serie televisiva, y me preguntó si estaría interesado en ello. Así que fui a conocer a Guillermo y tuvimos un buen encuentro. Decidí involucrarme por dos motivos. Primero, porque le tengo mucho respeto a Guillermo como director, y pensé que especialmente para una serie de monstruos como esta, él es una de las personas más imaginativas en cuanto a la creación de criaturas y mundos. También creí que el libro era una fantástica oportunidad para cambiar drásticamente el género de vampiros. Este género ha estado infestado de romance, y hemos tenido hasta la saciedad vampiros que nos hacen sentirnos apenados por ellos porque tienen problemas sentimentales. Era tiempo de regresar a la concepción de los vampiros como escalofriantes y peligrosas criaturas, y al hacer eso, había una vía para hacer una serie de género que fuera distinta a cualquier cosa que hubiera habido en el panorama televisivo.

Has hecho series para canales en abierto anteriormente, ¿esta experiencia en cable te ha descubierto lo que puedes hacer con una serie como productor?

 
Cuse: Sí, absolutamente, no puedo hablar ampliamente de todas las cadenas de cable, pero diré que FX ha sido fantástica. Y diré que esta serie representa una versión de la historia mía y de Guillermo. Está sin adulterar. Sin duda, no hemos podido incluir algunos tacos (“joder”), pero eso es todo. Hemos sido capaces de llevar nuestra versión sin adulterar de la historia a la pantalla, y FX nos ha apoyado enormemente. Son muy conscientes de que cuando compites con películas y también con canales de cable de pago, no quieres versiones adulteradas de la historia. Esto era algo de lo que éramos muy conscientes y que nos preocupaba, y John Landgraf y su equipo nos apoyaron inmensamente y realmente nos dieron la libertad para contar la historia de la manera que queríamos. Tiene algunos momentos bastante extremos, pero también creo que eso es lo que da a la serie su potencial.

¿Adaptará cada temporada un libro?

Cuse: La primera temporada adapta el primer libro. Básicamente hemos seguidos los acontecimientos del primer libro en ella. El plan es que la serie dure entre tres y cinco temporadas. Tan pronto como resolvamos la mitología y la trama para la segunda temporada tendremos una mejor idea sobre cuál será la duración que tendrá nuestra aventura, pero no serán más de cinco temporadas. Hemos escrito un punto final definitivo, y hemos seguido el sendero establecido en las novelas de Guillermo y Chuck, pero obviamente habrá muchas cosas que también iremos añadiendo. La serie de televisión es una experiencia propia. Hay nuevos personajes y nuevas situaciones, y diferentes desarrollos dramáticos, por lo que el libro y la serie pueden disfrutarse separadamente. El objetivo no es adaptar literalmente el libro a la pantalla. Puedes tomar el libro como fuente de inspiración, y después hacer la mejor serie de televisión que puedas. Guillermo, Chuck, yo mismo, y todos los que han estado involucrados básicamente han dicho, “De acuerdo, aquí está el libro. Ahora, cómo cogemos las mejores cosas que hay en él, y luego cómo usamos esos elementos y hacemos la mejor serie de televisión que podamos.”  Nosotros vemos la serie de televisión como nuestra propia creación.

Del Toro: Y estuvo muy claro, desde el principio, que teníamos los tres libros para saquearlos, pero también teníamos la oportunidad de inventar. Hablamos sobre planificación de hitos. Queremos que los objetivos y los personajes que hay en la novela estén en la serie, pero aparte de eso, todo es muy maleable. Carlton decidió, creo que muy sabiamente en retrospectiva, dejar los orígenes de El Amo para una segunda temporada, si tenemos la oportunidad. Es una relación muy elástica la del libro con la serie, pero con el mismo identificador. Es muy respetuoso y consciente de las cosas que no alejarían a alguien que le hayan gustado los libros. Se debe percibir sin fisuras. Debemos entender que Carlton nos guía a través de este nuevo medio para la historia, y confiar y saber que sus decisiones están guiadas por su enorme experiencia y su prestigiosa carrera.

¿Consideráis extender la serie más allá de cinco temporadas si el público responde bien?

Cuse: No lo creo. Creo que hemos entrado en una nueva fase de la televisión donde las audiencias abrazan historias con un principio, intermedio, y final. Si miras el éxito, esta temporada, de True detective y Fargo, como la increíble respuesta que tuvo el final de Breaking Bad, creo que tienes que reconocer que la audiencia desea ver historias que tengan una conclusión. Desean la experiencia completa y redonda. La mejor televisión actual te está dando una experiencia de tres actos, y eso es lo que queremos hacer con esta serie.

Del Toro: Estoy de acuerdo con Carlton. Creo que una de las cosas que consideramos esenciales cuando presentábamos la serie en cualquier lugar, y desde luego en FX, es que no vamos a extender la temporada más allá de los dos arcos que presentamos, uno que podía rellenar tres o cuatro temporadas, y con suerte el segundo y el tercer libro son lo suficientemente complejos para poder generar una quinta. Pero literalmente hemos dicho que tendrá que terminar cuando tenga que terminar, y ésta fue una parte fundamental a la hora de encontrar un hogar para la serie.

Guillermo, tú dirigiste el piloto, pero ¿crees que hay una oportunidad de que vuelvas a dirigir algún episodio más en el futuro?

Del Toro: Lo haré con el mismo gran placer y agitación con que dije que quería dirigir el capítulo de apertura, si hay segunda temporada. Y digo agitación porque dirigir televisión es como hacer cardio. Si tú me ves en cualquier película, sabrás que yo no hago cardio. Pero creo que la belleza de esta serie es que Carlton, Chuck y yo mismo hemos desarrollado una relación realmente buena y cada vez más fluida. En la primera temporada, me gustaría ir y rodar material adicional con la segunda unidad de los sábados; o Carlton y yo podríamos compartir las ideas locas que nos surgieran en mitad de la temporada. Realmente es una experiencia placentera. Es increíblemente intenso en el día a día porque cada día en una serie de televisión es como una semana en una película. Hice como propósito mantenerme obsesivamente involucrado en la supervisión de cualquier aspecto de los efectos de la serie, como los efectos de maquillaje, la corrección de colores, esto y aquello. Este es nuestro bebé. Es como “Tres hombres y un biberón” para vampiros, y es esencial para mí continuar involucrado de esta manera.

¿Puedes hablarme acerca de la creación de la apariencia de las criaturas?

Del Toro: En cuanto a la creación de criaturas, tratamos de reflejar rasgos biológicos en el diseño de estas criaturas para que tuvieran sentido para la audiencia, no sólo para que quede bien, sino para que tenga una apariencia orgánica, hacer que parezcan una raza diferente dentro de la historia de la evolución de este planeta. Llegas a verlos así a medida que avanzas en la trama de la serie. Diseñar nos ocupó más de seis meses de puro diseño conceptual, escultural y de dibujo, y ejecutarlo nos llevó mucho tiempo. Fue tan complejo y  tan exigente como diseñar criaturas para una película.

¿Cómo decidiste los poderes que tendrían, las lenguas que tienen, su apariencia, y cosas como estas?

Del Toro: He estado obsesionado con los vampiros durante mucho, mucho tiempo. Desde que era un niño raro. Había leído sobre mitología vampírica a lo largo del mundo, y estaba familiarizado con las diferentes variaciones en Japón, Filipinas, Malasia y Europa del Este. Siendo niño guardé notas muy detalladas ideas sobre la mitología vampírica, sobre su brutalidad, estructura social y biología. Con algunas de estas notas escribí mi primera película, “Cronos”. Algunas de ellas las utilicé en  Blade 2 , y la mayoría de ellas las he usado en “The Strain”. Diseñándolos,  hemos tenido muy claro que era necesario esconder a “El Amo”, durante al menos media temporada o más, para no hacerlo tan accesible. Surgió el personaje del chico que ha sobrevivido durante siglos y que esencialmente es un resquicio de los años oscuros de la Edad Media en un mundo de inminente modernidad. Tienes personas con teléfono móvil, aviones, iPads, mensajes, Internet, etc. Conviviendo con eso hay un ataúd tallado a mano de 2’74 metros con una criatura que ha estado viva durante siglos. Es muy viejo, y eso es lo que le ha hecho poderoso. No le preocupan ninguno nuestros modernos accesorios, lo que le da a la humanidad un falso sentido de seguridad.
El Amo necesita aparentar esa antigüedad, y decidimos que se iba a reflejar en su vestuario. Necesitaba parecer como un montón de trapos amontonados en el suelo, porque tiene una acumulación de ropas de 1800, 1900 y del siglo 21. Y saliendo de esos trapos aparece este increíble, reluciente, visceral apéndice biológico que después desangra a su primera víctima. Así empezamos a guiar el proceso de diseño de El Amo. Según avancemos en la temporada, iremos viendo más y más de él, conociéndolo capa tras capa.

¿Y qué puedes decir de los otros personajes?

Del Toro: Cuanto más tiempo están vivos los vampiros, más van perdiendo su humanidad.  Empiezan, literalmente, perdiendo su corazón. Sus corazones son ahogados por un corazón vampiro que le sustituye en sus funciones. Esto es importante, metafóricamente,  para mí, porque el faro que guía a los vampiros hacia sus víctimas es el amor. Ellos van hacía las personas que aman más. Así, convierten el instinto humano más innato en el más inhumano mecanismo de alimentación. Sus corazones son la muerte. A partir de ahí, su sistema digestivo cambia y sus genitales caen. Su sistema de excreción se vuelve muy, muy eficiente, en el sentido de rebaja la sangre de la forma de vida de la que se alimenta. En la serie, esto aparece con grandes salpicaduras de amoniaco líquido que digiere lo que les alimenta. Si se mantienen con vida durante muchos años sus narices se pudren y se caen, y desarrollan una apertura traqueal para ventilar el calor extra de su metabolismo y para proyectar el aguijón. Partí de una aproximación biológica. No es sólo “oh, esto luce bien.” Quería que tuviera sentido, biológicamente, en el diseño. Pierden el pelo porque el calor de sus cuerpos es tan grande que consume la grasa en el cuero cabelludo y quema las raíces, y luego cambian el color porque desaparecen sus glóbulos rojos.

¿Había elementos del libro que querías preservar para la experiencia lectora y guardarlos como una única experiencia de ese medio?

Cuse: No, no lo creo. Hubo muchas conversaciones acerca de la adaptación. Nunca conversamos sobre preservar algo para los libros. La experiencia de leer un libro es siempre única. Creo que tú reproduces una versión de la historia, cuando lees un libro, en una manera que es única y especial para cada persona. Y creo que la experiencia de leer estos libros va a estar siempre separada de lo que la serie va a ser. Mi acercamiento con la serie fue, “Vamos a tomar lo mejor de lo que hay en los libros y a resolver como adaptar esto a un guión e introducirlo en la mejor versión de la serie televisiva.” En muchos casos fue también. “Vale, aquí hay una idea que en el libro es genial. ¿Cómo puedo embellecer esto? ¿Cómo puedo coger esto y hacerlo algo más que una historia?” Así, los libros permanecen como una increíble fuente de partida y de inspiración. Es un proceso muy artístico convertir y adaptar un libro en una serie, y creo que nosotros caímos en la cuenta, desde muy temprano, que las dos tenían que ser cosas distintas. Utilizamos los libros tanto como pudimos, y luego añadimos cosas para que tuviera sentido.


Del Toro: Obviamente, tuvimos que escoger qué historias y qué peculiaridades del libro podíamos contar o no. Hay, lo creas o no, muchos más momentos inquietantes en el libro que los que hay en la serie. Podrían ser casi insoportables, si los fueras a escenificar de la manera en que se describen en los libros. Así que, lo creas o no, hicimos un ejercicio de control.

¿Cómo se unió el casting?

Cuse: Guillermo y yo seleccionamos el casting de la serie juntos, durante casi un año. Fue otras de las ventajas de tener mucho tiempo para preparar la serie. También, tenemos que dar mucho crédito a nuestra maravillosa directora de casting, que hizo el casting de Perdidos. Tiene un maravilloso olfato y una habilidad única para encontrar actores. Nos reunimos con muchos actores y pasamos mucho tiempo conversando y considerando quién era el indicado para esos papeles. Es una parte enormemente importante del proceso. Solía creer en el poder de los guionistas, que podían conquistarlo todo, pero ya no. Como escritor, estás absolutamente en deuda con los actores que tienen que comunicar ese material. Y somos increíblemente afortunados de tener algunos maravillosos actores de renombre, como Corey Stoll, pero también algunos estupendos descubrimientos como Miguel Gomez y Richard Sammel.

Del Toro: En el caso de dos o tres de los papeles, no hicimos una búsqueda amplia. Sabíamos lo que queríamos, y cuando quedamos con esos actores les ofrecimos el papel.

¿Se verá más envuelto en la trama el personaje de David Bradley con el paso del tiempo?

Cuse: Parte de la diversión es que este mosaico de personajes que estamos siguiendo van a cruzarse y conectarse unos con otros. Pasamos mucho tiempo en la sala de guionistas, resolviendo en qué punto van a tener estos personajes que cruzarse y cómo iban a cruzarse. Así que, sí, David Bradley es una parte enorme de la serie. Es un actor maravilloso. Guillermo y yo queríamos a un actor que no fuera un amable abuelo, la figura del mentor que hemos visto en multitud de series. Queríamos que Setrakian fuera un cabrón, y David Bradley era la perfecta pieza para el reparto. Tiene un rol enormemente significativo en la serie.

Del Toro: Estaba claro desde el comienzo que no queríamos la figura del sabio, gentil, padre-mentor. Queríamos a alguien que tuviera muchas aristas y que se convirtiera en un foco de pinchos para todo los personajes. Todos los personajes terminan circulando en torno a la figura de Setrakian. Los personajes de Corey y Mia conectan con el resto de los personajes a través de Setrakian. Hemos creado encuentros. Los personajes se conocen brevemente, pero no tienen que estar juntos aún. Ese es claramente el caso del personaje de Miguel, Gus, que conoce a dos de los personajes principales, y que no forma parte de la banda inmediatamente. Es algo que me encanta.
Setrakian es uno de los elementos de la serie que va más allá de la mitología de lo antiguo y lo moderno, lo cual le da un perfil muy marcado para la figura del hombre que sabe. No es caprichoso. Es impulsivo, agresivo y muy inquieto, y es capaz de grandes cosas, enormes y de gran alcance. David es la persona más vital, a pesar de su edad tiene una increíble vitalidad, que alimenta a su personaje.

Guillermo, ¿cómo es para ti ver esta historia, en la que trabajaste y que tuviste en papel, viendo la vida en la pantalla?

Del Toro: Es muy bonito estar tras el proceso con nuevos compañeros. Creo que es genial haberlo hecho con un compañero que ha estado tan cercano a los libros, como Chuck, y alguien que parece tener una perspectiva tan fuerte y revitalizante como Carlton. Creo que ha sido muy energizante para mí ver eso. Carlton y yo venimos de un mundo donde el compañerismo es básicamente una única mente aproximándose a la narración. Estamos acostumbrados a narrar en el mundo audiovisual de una forma absoluta, y esta asociación ha requerido que nuestras visiones crezcan y se abran. Ha sido enriquecedor para ambos el tener fuertes puntos de vista, que no es como la relación que tengo con Chuck Hogan. Siendo franco, ha estado bien escuchar “No” de Carlton. El decía, “No, ahora escucha, por esto es por lo que no vamos a hacer tal cosa.” Y yo decía, “Guau, nunca había pensado sobre eso de esta manera.” Las idiosincrasias de ser productor y director o guionista es que tú controlas lo que pasa. Éste es uno de los procesos de colaboración más completos que he vivido. Es difícil definir donde acaba cada territorio, pero no es complicado saber que cada uno de nosotros ha traído diferentes fuerzas al proyecto, y que confiamos en el otro. Así que, este proceso ha sido la más hermosa diferencia entre poner el proyecto en la página y verlo  fortalecido como serie. No puedes llegar a dónde crees que te gustaría llegar, pero llegas a un lugar que sientes que es increíblemente correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada